Blog

Neuro-ciencia en el tenis: Libera al Federer que hay en ti

  |   Tenis Mental

En esta entrada de entrenamiento mental hablaremos de neuro-ciencia en el tenis.  Hoy nos centraremos en cómo nuestro cerebro a través de los sentidos tienen un papel clave en el tenis de hoy en día y de que es lo que determinan nuestra eficiencia en la anticipación en el  juego y cómo mejorarla.

El tenis es un deporte de gran dificultad entre otras cosas porque el objetivo es golpear una pelota no estática al mismo tiempo que nos desplazamos durante el punto.   En la actualidad nuestro cerebro tiene un papel clave debido a la evolución del tenis hacia  un  juego  potente e intenso, donde la pelota viaja cada vez más rápido y los puntos son más largos. A pesar de todos estos cambios hay jugadores como R. Federer que han conseguido grandes hazañas aun sin tener las condiciones físicas de otros  grandes jugadores como R. Nadal o D. Ferrer. Una de las razones por las cuales R. Federer es capaz de sobreponerse a esta desventaja es su precisa y veloz capacidad de captar, procesar y ejecutar.

En una universidad de Texas se ha realizado un estudio de neuro-ciencia en el tenis entre un grupo de jugadores de elite y otro amateur. Los primeros tienen una velocidad en el proceso de lectura y acción superior al segundo grupo. También desveló que cuando la pelota era lanzada por una máquina la diferencia era inferior a cuando era lanzada por otro jugador. Esta información indica que con la experiencia y el conocimiento técnico podemos anticipar patrones en el juego. Un ejemplo puede ser cuando los grandes sacadores, ejecutan servicios a 250 km/h., a esa velocidad el ojo humano es incapaz de poder seguir la trayectoria de la pelota y es por eso que debe predecir la trayectoria del tiro para decidir donde colocarse y que golpe ejecutar.

Para mejorar la anticipación en los patrones destacamos 3 variables  esenciales que determinaran la eficiencia de nuestro juego: la reacción, el proceso cognitivo y la ejecución.

 

1. Velocidad de reacción y captación de la información.

La velocidad de reacción y captación de la información es el tiempo que necesitas en percibir un estimulo y transmitirlo. Se puede potenciar varios componentes para aumentar el rendimiento de nuestra reacción como pueden ser: la acomodación del foco visual, la capacidad de estimación de la velocidad, la visión periférica, etc… Un ejemplo podría ser el ejercicio: “ Todo al espacio libre” donde el entrenador o compañero nos lanzaría series de 8 a 10 bolas libres a la vez que se desplaza de  izquierda o derecha obligándonos a mantener nuestra visión central en la pelota y la periférica en su posición para no lanzar la pelota en el lado en el que el se encuentra.

 

2. Velocidad de respuesta y procesamiento cognitivo de la información.

La Velocidad de Procesamiento implica la capacidad de realizar con fluidez las tareas fáciles o las ya aprendidas. Se refiere a la capacidad de procesar información de forma automática, rápida y de manera inconsciente como puede ser determinar que debo hacer cuando la pelota que recibo es cortada, bajita y rápida. Algunas de los capacidades esenciales para poder procesar la información son la inhibición de la información no relevante, análisis y comparación de experiencias pasadas con las presentes o de la  reconfiguración de la información percibida. Un buen ejercicio para trabajar la comparación de experiencias pasadas con las  presentes es “David contra Goliat” donde durante un partido de entrenamiento añadiremos un handicap, como ampliar la zona de la pista que defendemos manteniendo la pista normal para el compañero, obligándonos anticipar el tiro en cada momento.

 

3. Velocidad motriz o de ejecución.

La velocidad de ejecución y emisión de la información al resto del cuerpo es el tiempo que necesitas para ejecutar la respuesta decidida al estimulo percivido. Algunas de las acciones que intervienen en este proceso son la coordinación del ojo-mano, la atención dividida para poder realizar varios movimientos y tareas al mismo tiempo y  la sincronización biomecánica en las fases del golpe . Un ejercicio para mejorar la atención divida es ” Quien conoce a quien” y consiste en que antes de cada golpe durante un peloteo el jugador debe decir en voz alta el nombre de un jugador profesional de tenis.

En conclusión, un entrenamiento adecuado y constante de estas variables te permitirá adaptarte al tenis del presente y futuro, golpeando con eficiencia para poder posicionarte mejor y reducir el tiempo que tiene tu rival entre golpe y golpe. Si deseas alcanzar tu máximo potencial como Federer no dudes en consultar nuestras sesiones de entrenamiento de “Neuro-tenis” específicos dentro y fuera de la pista según las necesidades del jugador en nuestra web www.globaltennisadviser.com.

 

neurociencia en el tenis