Blog

Los valores: una especie en peligro de extinción

  |   Tenis Mental

Si se tratara de una especie más habitada en nuestro planeta, entonces los valores y nuestra forma de fomentarlos deberían de adaptarse al entorno actual para sobrevivir. Charles Darwin, en el 1830, estableció una relación fija entre las especies y su hábitat. Darwin declaró que una especie tiene tres opciones ante la modificación de su hábitat natural: uno, la búsqueda de un nuevo hábitat; dos, la adaptación o tres, la extinción.

 

Entender y aceptar el hábitat actual

A diferencia de los animales, resultaría imposible encontrar un nuevo hábitat en el que forjar los valores esenciales para un crecimiento personal. En una sociedad cada vez más globalizada, sería ilógico mantenerse al margen en otro hábitat, ya que somos seres sociables.

 

El ser humano, por naturaleza, se opone a cualquier cambio, porque el cambio supone incertidumbre y nuestro cerebro más primitivo asocia la certeza con la seguridad y la supervivencia más inminente. Sin embargo, esta supervivencia en ocasiones puede tan solo ser a corto plazo. Es por eso que dejando atrás nuestros miedos, debemos utilizar nuestra parte del cerebro más recientemente desarrollada para planificar y determinar que para sobrevivir hay que evolucionar.

 

Parte de esta evolución pasa por involucrar la tecnología en el día a día del deporte de manera controlada y dirigida hacia la formación de sus practicantes. Últimamente escucho que la tecnología está volviendo perjudicando a los niños, sin embargo, como explico en un post antiguo de mi blogLa esencia del tenis está en los errores”, no se debe intentar eliminar la tecnología sino adaptar nuestras metodologías a ella.

 

Extinción:

Estamos en un momento en el que tras acontecimientos mundiales a nivel deportivo, debemos replantearnos si deseamos seguir educando nuestros valores de manera efectiva a las siguientes generaciones.

 

Casos como el de la Organización UEFA, que se dedica a promover el respeto a través del fútbol, pero que actualmente queda desprestigiada su labor por culpa de las acciones éticamente incorrectas que supuestamente han estado realizando su presidente y gente de su entorno.

 

También en el tenis se viven momentos difíciles, por ejemplo con jugadores que aceptan dinero de mafias de apuestas deportivas a cambio de amañar resultados en partidos. Esta situación nos arrastra al peligro de extinción, ya que esto sucede principalmente en los torneos profesionales de categorías inferiores, donde participan jugadores que están empezando y que deberían estar llenos de ilusión y pureza, en vez de verse expuestos a este tipo de situaciones debido a brechas en el sistema de torneos o en la formación del jugador.

 

Este tipo de problemas no solo se ven en grandes organizaciones. Sin ir más lejos, en cualquier club podemos encontrarnos con jugadores pasotas o sobrepresionados ante la inmóvil mirada del entrenador incapaz de percibir el impacto de sus no-acciones en su educación.

 

Adaptabilidad:

Los valores, igual que cualquier otra habilidad, son mejor aprendidos mediante repetición o a través de una experiencia emocionalmente memorable.

Como entrenadores, debemos generar esa ilusión por el deporte. Debemos fomentar la admiración a jugadores que sean ejemplares entre los más jóvenes, y no me refiero solo a Rafa, Roger y compañía, sino también a jugadores del mismo club donde entrenan, que compartan esos valores que queremos transmitir a nuestros alumnos.

 

Uno de los grandes beneficios del deporte es que en cada partido, los jugadores pueden sentir todo tipo emociones y vivir experiencias de aprendizaje en apenas 2 horas. Estos micro-simulacros de experiencias de vida nos permiten a los entrenadores exponer de manera controlada a los jugadores a situaciones que les tocará vivir en algún momento de su vida. La supervisión de estos campos de entrenamiento para la vida nos permiten entrenar respuestas eficientes ante experiencias altamente emocionales.

 

La plataforma TEAM, como bien describe Fernando Carreño en su artículo en marca.com, es una plataforma que ayuda a los deportistas a controlar sus progresos y mejorar su rendimiento. Esta plataforma, muy involucrada en la integración de los valores en el trabajo del día a día en pista mediante la tecnología, se presenta como una de las grandes oportunidades para este 2016.

 

En conclusión, no debemos olvidarnos de que por cada 16.000 jugadores, tan solo 1 podrá vivir del deporte. Por esta razón, hay que dejar a un lado la obsesión económica del éxito y dirigir el profesionalismo, las mejoras tecnológicas y la formación avanzada hacia un fortalecimiento de los valores que nos ayuden a crecer como sociedad.